Paseo por Santo Domingo y el Palacio del Marqués de Contadero

iglesia Santo Domingo 3
Esta semana que las Jornadas Gastronómicas en el Renacimiento se despiden en el Restaurante El Seco, nuestra recomendación turística plantea un paseo por los alrededores donde, junto a los destacados monumentos de la plaza Vázquez de Molina, hay algunos rincones y edificios que también merecen, como mínimo, un vistazo para ir abriendo el apetito o para facilitar la digestión (dependiendo de si hacemos la ruta antes o después de comer).
Es el caso de la iglesia de Santo Domingo. Su origen no se conoce con precisión. Se puede situar entre los siglos XIII y XIV, a juzgar por los restos medievales protogóticos propios de las iglesias-fortaleza que se conservan en la fachada norte. Popularmente su fundación se vincula a la tradición legendaria según la cual Santo Domingo de Silos, en tiempos del rey Fernando III, libró del cautiverio a 150 cristianos en Córdoba, lo que motivaría que se le levantaran en diferentes ciudades templos en su honor.
La fábrica actual, reedificada con posterioridad, es de estilo gótico-mudéjar de finales del siglo XV. Sus portadas son renacentistas: la sur, plateresca, es de los años 1522-1525, y la norte de final del siglo XVI. La primera fue construida por el maestro local Diego de Alcaraz, siendo obispo de la diócesis don Esteban Gabriel Merino, del que aparecen sus armas esculpidas en la portada. La torre se reedificó en 1702.
Esta iglesia fue parroquia durante seiscientos años, hasta que en 1848 se suprime como tal y pasa al patronato de la familia de los Orozco. Estuvo abierta al público hasta 1936, año en que se cerró y sirvió como almacén para guardar tronos y como taller de escultura de artistas locales. Actualmente, cedida por el Obispado a la Unión de Cofradías, se utiliza para diferentes eventos. A largo plazo existe un proyecto para crear en su interior el Museo de la Semana Santa de Úbeda.
La portada sur es una de las primeras portadas platerescas de la zona y la primera en la que se emplea el balaustre a modo de soporte. La portada está centrada por un arco de medio punto, con despiece de grandes dovelas decoradas con rosetas en los extremos. La línea de imposta está señalada por una moldura con fina decoración vegetal, recuerdo del estilo gótico. Sobre ésta se sitúan las columnas abalaustradas a ambos lados.
El entablamento se dispone de forma anómala, pues el arquitrabe va a la misma altura que los capiteles, no sobre ellos. El friso lleva relieves vegetales y roleos y sobre él descansa la cornisa con molduras clásicas de ovas y dentellones. En las enjutas aparecen los escudos del obispo fundador. En una valoración general podemos decir que la portada es interesante por su calidad y originalidad, y por ser la primera plateresca que se realiza en la arquitectura religiosa de la ciudad, cuando todavía era el estilo gótico el más requerido por los prelados.
La portada norte es un modelo simple de portada de final del siglo XVI, clásica y con motivos ornamentales geométricos. La puerta de entrada, de arco de medio punto entre pilastras jónicas, está coronada por un ático formado por una hornacina rematada por frontón partido.
En el interior, la planta es longitudinal, con una única nave de salón con cabecera poligonal cubierta por bóveda de horno, y capillas en el lado sur de estilo gótico. Destaca la armadura mudéjar que la cubre, de par y nudillo, con laterales de lacería mudéjar y tramo central decorado con casetones, sujetada por grandes tirantas pareadas. Es un espléndido artesonado mudéjar, y el único conservado de todas las iglesias de la ciudad.
Palacio del Marqués de Contadero
Entre Santo Domingo y el Restaurante El Seco se encuentra el Palacio del Marqués de Contadero. En pleno auge de la Ilustración, cuando la renovación artística llevada a cabo por los Borbones alcanza su cenit, surge este palacio fechado en 1788. Constituye la muestra más palpable de la anacrónica pervivencia, todavía a fines del siglo XVIII, de un léxico (el renacentista) llevado a sus últimas consecuencias.
Con un estilo calificado por algunos autores de ‘neo-manierista’, se recrean intencionadamente los conceptos clásicos de organización del espacio interno alrededor de un patio central y, sobre todo, de composición de portada. Ésta, que aparece retranqueada (originando una placeta que le da amplitud y resalta su monumentalidad), se compone según el característico esquema de arco de medio punto flanqueado por columnas sobre pedestal, en esta ocasión jónicas y de fuste liso. Sobre el entablamento se sitúa un gran balcón corrido, coronado por un frontón partido sobre ménsulas con dos escudos laterales y uno central. Sobre éste aparece una galería abierta a modo de solana (mirador orientado hacia el sur, elemento muy característico en la arquitectura vernácula de la zona), constituida por tres arcos muy rebajados sustentados por columnas pareadas.
Casa de Juan de Valencia
Y no dejen de fijarse, al entrar o salir del restaurante, en la Casa de Juan de Valencia. Situada enfrente, en la misma calle Corazón de Jesús, retranqueada de la línea de fachada. Es un edificio que probablemente formaba parte del Hospital de Santo Domingo. Durante el siglo XVI fue readaptado para vivienda como casa solariega y hoy en día es sede de algún colectivo y alberga dependencias municipales.

Oro Bailén, el AOVE de Restaurante El Seco

Oro Bailén (3)

 

El próximo domingo concluyen las XV Jornadas Gastronómicas en el Renacimiento con el noveno restaurante que participa en esta edición: El Seco. A este último participante se le ha asignado un aceite de oliva virgen extra muy conocido como es Oro Bailén, que pone el acento gastronómico de nuestra tierra a los platos realizados entre los fogones del restaurante ubetense.

El Reserva Familiar Oro Bailén presenta un intenso y complejo frutado verde, en el que se puede apreciar aromas francos a tomate (aroma característico del picual), manzana, hierba recién cortada, plátano verde, almendra verde… y sin duda lo que marca en este aceite es su equilibrio amargo – picante, muy agradable. Su entrada en boca es dulce, dejando una sensación de verdor y frescura al pasarlo en boca. Oro Bailén Reserva Familiar se envasa en dos tipos de formatos, ambos los más idóneos para la conservación de un producto tan sutil y delicado, en vidrio oscuro y lata, de tal forma que ambos lo protegerán de la fotoxidación.

Receta de Restaurante El Seco

receta_elseco (3)

Trozos de pierna de cordero almendrada con atadillo de verduras y chutney de manzanas y tomillo

Ingredientes:

– 1,5 kilos de medallones de pierna o paletilla de cordero.
– 100 gramos de almendras tostadas y sin piel.
– 2 cebollas.
– Un ramito de perejil.
– Una cucharada de café de comino.
– Una cucharada de café de páprika.
– Una cucharada de café de jengibre.
– Una cucharada de café de pimienta.
– Una pizca de azafrán.
– Sal.
– Aceite de oliva virgen extra.

Para el atadillo:

– Zanahorias.
– Espárragos trigueros.
– Tocino ahumado.

Para el chutney de manzana:

– Una cucharada de tomillo.
– Una hoja de laurel.
– 50 gramos de azúcar.
– 2 cucharadas de oporto.
– 2 cucharadas de vinagre de manzana.
– Sal.

Elaboración:

Rehogar las cebollas en aceite de oliva virgen extra, añadir el cordero y las especies. Dorar a fuego lento durante diez minutos, poner un vaso de agua, cubrir y dejar cocinar una hora y media a fuego lento.

Pasado es tiempo, dorar en el horno con las almendras, previamente calentado unos veinte minutos.

Las verduras y el tocino se ponen en plancha y se hace un atadillo. Las manzanas junto a los condimentos se pochan y el resultado es el chutney.

Se sirve el cordero cubierto con la salsa de almendras, el chutney de manzana en el fondo y el atadillo al lado.

Menú de Restaurante El Seco

menu_elseco (1)

 

  • Crema de morcilla con piñones asados, mermelada de AOVE Oro Bailén y lascas de queso curado:

menu_elseco (6)

 

  • Ensalada con salazón de mojama, almendras fileteadas, rábanos…y perlas de AOVE Oro Bailén:

menu_elseco (2)

 

  • Grañones con alcachofas, judías verdes, almejas y gambas:

menu_elseco (3)

 

  • Trozo de pierna de cordero almendrada con atadillo de verduras y chutney de manzanas y tomillo:

menu_elseco (4)

 

  • Mixturas de arroz con leche con hojaldre de inflado y croqueta crujiente del mismo:

menu_elseco (5)

Amplia participación en la segunda cata de aceites de las Jornadas Gastronómicas en el Renacimiento

segundacata (4)
El Centro de Interpretación Olivar y Aceite, situado en la Casa de la Tercia, acogió la segunda de las catas de aceite previstas en el marco de la décimo quinta edición de las Jornadas Gastronómicas en el Renacimiento. Una propuesta paralela a los menús especiales que han preparado entre el 16 de enero y el 20 de marzo nueve restaurantes de Úbeda, que cuentan para ello con otros tantos aceites de la zona, protagonistas de las dos catas gratuitas organizadas.
Si la primera se centró en los aceites Castillo de Canena, Ñ Organic, Cortijo la Torre y Pagos de Toral, la segunda estuvo dedicada a Nobleza del Sur, Melgarejo, Cortijo Spíritu Santo y Oro Bailén. Algunos de sus responsables estuvieron presentes acompañando a la gerente del centro, Soledad Román, quien dirigió la cata ante cerca de medio centenar de participantes.
Estos aceites se obtienen a partir de zumo de las primeras aceitunas, aún verdes. Por tanto, los productores hacen un gran sacrificio, ya que el rendimiento graso que se obtiene es mucho menor que cuando están en un nivel mayor de maduración, pero olfativa y gustativamente los zumos son magníficos.
En ellos hay matices muy distintos: notas herbáceas muy frescas, a rúcula, a alcachofa, a plátano verde, a tomatera, a almendra verde, en contraposición con aceites que son más tardíos, donde aparecen esos frutos secos más maduros y un sabor más a cereal. Todo ello lo aprendieron los asistentes a la cata, quienes comprobaron que la recolección temprana ofrece un producto de grandísima calidad, lo que queda patente en los platos que se elaboran con ellos.
La provincia de Jaén es una de las mayores productoras de aceite de oliva del mundo, pero el aceite de oliva virgen extra sigue siendo un gran desconocido entre los jiennenses. Por eso, afirmó el presidente de Olivar y Aceite, Javier Gámez, «debemos seguir trabajando para divulgar sus bondades y virtudes», ya que dependiendo de la variedad ofrece unas u otras características, así como distintos beneficios para la salud.
«Conviene recordar que la variedad picual tiene una molécula ‘olecanthal’ que es capaz de acabar con las células cancerígenas sin dañar a las sanas», prosiguió Gámez, añadiendo que «productores, restauradores y científicos debemos unirnos para promocionar las bondades del oro líquido». Esta es la línea que desde hace tiempo sigue el centro ubetense, que intenta «unir la gastronomía a través de talleres de cocina con los conocimientos de los productores».

En el corazón de la ciudad moderna

recomend_imprenta (2)

 

Esta semana, cuando las Jornadas Gastronómicas en el Renacimiento se centralizan en Restaurante La Imprenta, nuestra propuesta de visita girará en torno a la cercana plaza de Andalucía, que constituye el corazón de la ciudad moderna, formando un espacio urbano en el que confluyen las vías principales de ampliación de la ciudad hacia el norte (calles Rastro hacia Ancha, Mesones y Trinidad) con la principal vía de acceso al recinto de intramuros (calle Real).

Tiene su origen en un espacio abierto que desde la época medieval se situaba al exterior de la muralla, junto a la puerta de Toledo, en el que se instalaba el mercado. De ahí el nombre de la calle adyacente, llamada Rastro. El carácter comercial de esta zona se consolidó con el paso del tiempo, perdurando hasta nuestros días, como lo pone de manifiesto su estructura de soportales.

Está formada por varios estilos edificatorios, apareciendo algunas construcciones de valor ambiental. Su hito fundamental es la Torre del Reloj, que sobresalía del conjunto para ser observada desde los distintos puntos de la ciudad, aunque actualmente, con la mayor altura de algunos edificios, se ha transformado en cierta medida su sentido urbanístico.

En el centro se sitúa la escultura del General Saro, personaje que participó activamente en la guerra de África y formó parte del primer directorio de la dictadura de Primo de Rivera. En 1936 fue fusilado en Madrid. El escultor jienennse Jacinto Higueras es el autor de la obra, realizada en bronce sobre basamento de piedra, en el que se representan unos soldados protegidos por el ángel de la victoria. La figura aparece dañada por impactos de bala producidos durante la Guerra Civil.

Antaño en la plaza existía una fuente, ya desaparecida, llamada Fuente de los Cipotes, sobre la que el historiador Alfredo Cazabán recoge una anécdota legendaria que dice así: «Existía en la plaza frente al reloj un legendario mesón. Unos estudiantes de la Universidad de Baeza pidieron agua al mesonero, que les indicó que en la fuente de la plaza podían saciar su sed pues era un agua buena. Así hicieron, y el mesonero les oía decir:
– Bebe más.
– Non possum.
– Si potes… si potes.
El mesonero, no entendiendo nada de lo que decían en latín, quedó tan sorprendido que en tono de burla difundió por todas partes este hecho». El mesonero identificó la expresión ‘si potes’ (en latín ‘sí puedes’) con la palabra ‘cipotes’ (que significa en la zona ‘tontos’), dicha con el seseo típico de la vecina Baeza. Desde entonces a esta fuente se la denominó popularmente como Fuente de los Cipotes.

La Torre del Reloj

La Torre del Reloj, situada en la plaza de Andalucía y considerada Monumento Nacional, constituye un elemento simbólico de la ciudad, íntimamente ligado al acontecer ciudadano. Con su reloj y campanario está presente en los principales eventos ciudadanos, anunciando y marcando el tiempo en el que éstos transcurren.

En su origen era un torreón perteneciente a la muralla medieval, construido en el siglo XIII. Defendía la desaparecida Puerta de Toledo, que era la más transitada, pues era la entrada a la ciudad, entre otras, desde las poblaciones de Baeza, Jaén, Toledo, Córdoba, Sevilla y la misma corte.

En la segunda mitad del siglo XVI se decide adaptar la torre para albergar un reloj y un campanario, por lo que se añade el segundo cuerpo, donde se encuentra la maquinaria, y un templete ochavado para el campanario del reloj. Exteriormente aparecen las armas de la ciudad y el escudo de los Austrias. El templete está formado por arcos de medio punto en sus lados mayores y vanos adintelados en los menores, y aparece decorado en las esquinas con grandes floreros.

La torre alberga otro elemento que acentúa su carácter simbólico: la imagen de Nuestra Señora de los Remedios, que está muy vinculada a la historia de la ciudad, pues ante ella el Emperador Carlos y posteriormente su hijo Felipe II juraron guardar sus fueros y privilegios. Alfonso XIII renovaría en 1926 esta antigua tradición. Es una pintura gótica, enmarcada por un arco apuntado con molduras de rosetas, que muestra a la Virgen con el niño, ambas figuras incomunicadas, con un fondo paisajístico en el que aparecen en pequeño tamaño escenas bíblicas del pecado original, representadas por las figuras de Adán y Eva, a un lado, y al otro la representación del Calvario, mostrando una representación abstraída del tiempo y del espacio sensible. La imagen primitiva fue sustituida por una copia; la original se encuentra hoy en el Palacio de las Cadenas.

Antiguas Carnicerías

Adosado a la Torre del Reloj se encuentra el edificio de las Antiguas Carnicerías, levantado en 1885. En la fachada presenta dos cuerpos: el primero recorrido por una arcada de medio punto, enmarcada por sencilla moldura, que cobija las ventanas, y el segundo de vanos adintelados. El inmueble acoge actualmente la Oficina Municipal de Turismo, aunque de forma temporal en estos días se ha desalojado debido a unas obras que pretenden acondicionar la segunda planta, mejorar su accesibilidad e incluso hacer visitable la Torre del Reloj y el lienzo de muralla anexo.