San Lorenzo: abierto por excavaciones

   San Lorenzo excavacion visita
Última semana de Jornadas Gastronómicas en el Renacimiento y última recomendación de visita para antes o después de disfrutar de un buen menú. Como nos encontramos en el Restaurante Amaranto, que cierra este recorrido culinario, sin duda la mejor y más cercana propuesta que se nos presenta es pasar por la iglesia de San Lorenzo, que vuelve a estar ‘abierta por obras’, cumpliendo así el objetivo de los responsables de su rehabilitación (la Fundación Huerta de San Antonio) de dar a conocer desde dentro el estado de los trabajos que se desarrollan en cada momento, que en este caso son arqueológicos. Y con ello, además, se da la oportunidad a los interesados de colaborar con el proyecto mediante una pequeña aportación a cambio de una interesante visita guiada.
En concreto, todos los fines de semana hay itinerarios por la intervención arqueológica que actualmente se está llevando a cabo en el interior del templo, dirigidos además por la arqueóloga responsable de los mismos, Nani Gómez de Toro, que va narrando lo que se está haciendo, todo lo que está apareciendo y las hipótesis que se abren en torno a la historia de la emblemática iglesia. Las citas son los sábados (12:30 y 18:00) y domingos (12:30). Las reservas se pueden hacer en el teléfono 619 88 90 54 o a través de mensaje privado en la página de Facebook de la Fundación.
El proyecto de rehabilitación integral de la iglesia de San Lorenzo, que impulsa desde hace meses la Fundación Huerta de San Antonio, ha posibilitado ya el descubrimiento de hallazgos que pueden servir para aclarar el «verdadero origen» del templo, sobre el que había «muchas dudas».
Así, en el marco de las catas arqueológicas que se están llevando a cabo dentro de este proyecto han aparecido un ábside semicircular, el interior de una cripta y los cimientos de un torreón de lo que habría sido la primera iglesia. Falta comprobar si el torreón era defensivo y pertenecía a la antigua muralla de Úbeda o si simplemente era utilizado como campanario, si bien lo hallado puede indicar que es una iglesia de nueva fundación de finales del siglo XIII.
En todo caso, por ahora no se puede decir con seguridad si la iglesia se asentaba, como mucha gente pensaba, sobre una mezquita o si, por el contrario, era de nueva fundación. Todavía no se ha llegado al fondo, por lo que no se puede asegurar nada con rotundidad, aunque se trabaja precisamente con la esperanza de encontrar indicios que ayuden a concretar cuestiones como si la fundación de la iglesia se hizo sobre una mezquita.
También se busca esclarecer si había un campanario anterior a la actual espadaña que podría tener su origen en un torreón defensivo, si el templo se levanta sobre el adarve de la muralla o si el adarve que se conoce actualmente se hizo posteriormente para dar mayor consistencia y estabilidad a la iglesia, si el inmueble llegó a tener un uso defensivo, si la puerta que hay al fondo de la nave y que da al patio o cementerio está sobre los primitivos cimientos de la primera puerta que tuvo el lugar, si el pequeño huerto exterior era tal o un cementerio, o si existen criptas y enterramientos más allá de los conocidos.
El proyecto de rehabilitación integral del templo busca como fin devolver la vida a un bien fundamental para la comprensión de la historia de Úbeda, habilitarlo para el disfrute de sus visitantes y convertirlo en un elemento dinamizador, económico, social y cultural.
En esa línea, los trabajos arqueológicos aspiran a revelar la verdadera historia del templo y conocer cuál fue la evolución constructiva del edificio de una iglesia que ofrece una oportunidad única de viajar en el tiempo e investigar sobre su origen, evolución y transformación con el paso de los siglos, algo imposible de plantear en otros templos de Úbeda, pues ninguno requiere unas obras de tal envergadura que permitan desmontar elementos para después montarlos, deconstruir para luego reconstruir.
Para la Fundación Huerta de San Antonio, la arqueología constituye así una herramienta fundamental para la consecución de sus objetivos en tanto que tiene un valor extraordinario en la rehabilitación y restauración de los edificios históricos, donde es necesario tratar de forma unitaria tanto a la estructura del edificio como el contenido del subsuelo, es decir, el edificio como yacimiento, lo que implica analizar tanto la estratificación arqueológica del subsuelo como la estratificación constructiva de los alzados.
IMG_5461 IMG_5412 IMG_5392

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s